LA AUTOPRODUCCIÓN DE VIVIENDA COMO ALTERNATIVA AL MERCADO INMOBILIARIO POST-CONFINAMIENTO

“Hoy, el valor de los espacios intermedios creo que es súper relevante. Disponer de un patio, de áreas donde haya contacto con el sol, el aire, los elementos naturales, las vistas. Es distinto vivir mirando un muro, o la ventana de tu vecino, a mirar el paisaje, el mar”, Sergio Alfaro.

El COVID-19 nos ha hecho cuestionar nuestra visión acerca de la vivienda y sus espacios. Sobre todo, desde el punto de vista de la calidad y cualidad de estos. Trabajo, estudio, ocio y vida familiar, son algunas de las cosas que debemos realizar en nuestros hogares desde le llegada del virus.

En este contexto, la autoproducción y autoconstrucción han emergido como una alternativa para quienes buscan obtener su vivienda propia. ¿Por qué? Porque ponen al usuario en el centro de cada proyecto, más allá de las variables económicas o de mercado. Se diseña considerando las necesidades de cada habitante y haciéndolo partícipe de manera activa en todas las etapas del proceso.

img23Imagen: Autoconstrucción vivienda Verónica Panchilla. Vivienda Local

El rol de la arquitectura

Sergio Alfaro, arquitecto, doctor en Innovación Tecnológica y director general del departamento de Vinculación con el Medio de la Universidad Católica del Norte (UCN), piensa que “es un momento muy interesante para poder preguntarnos realmente cómo estamos diseñando las viviendas y cómo estamos conceptualizando el habitar. Hasta hace un tiempo llevábamos una mecánica de vida donde la vivienda era un dispositivo para vivir, para comer y para estar los fines de semana”.

Los espacios intermedios como terrazas o patios techados, han tomado un mayor protagonismo gracias al confinamiento. Pese a ello, no son considerados en las viviendas sociales ni en los guetos verticales de las ciudades. Allí la vivienda solo contempla espacios básicos y reducidos, los que muchas veces contribuyen con el estrés provocado por el confinamiento. 

Desde este punto de vista, resulta fundamental analizar el ejercicio profesional de los arquitectos, o cómo la arquitectura puede ser de utilidad para modificar el modelo de vivienda en Chile. Lo anterior, considerando la necesidad de generar espacios que entreguen condiciones óptimas, no solo las básicas, para las ciudadanas/os.

“Yo creo que (como arquitectos/as) tenemos que ser promotores de la experimentación espacial. Debemos reflexionar y generar una especie de laboratorio que nos permita ir probando nuevas opciones para la vida confinada. (…) Chile es un país de catástrofes y el habitar siempre está en conflicto, pero habitualmente estamos reviviendo las mismas fórmulas. Yo creo que ya hay que dar vuelta la página y ser más arriesgado”, comenta Sergio. 

La vivienda y el bienestar psicológico en tiempos de confinamiento

Otro hecho que ha quedado al descubierto con el COVID-19 es el impacto del encierro en las personas.  Problemas de estrés, depresión e incluso violencia intrafamiliar, son solo algunas de las repercusiones que se han podido observar el último tiempo. Lo anterior, tanto en viviendas con mayor espacio como en aquellas que son reducidas.

El confinamiento afecta a la construcción de espacios de privacidad que permitas controlar impulsos, porque la irritabilidad aumenta, la sensación de encierro también, los síntomas ansiosos, la depresión. En ese sentido, el teletrabajo lo agudiza, sobre todo en lugares donde no hay un espacio para que estas personas puedan refugiarse y descansar de la demanda de otros durante un tiempo”, agrega Paloma Castillo, psicóloga clínica de la Universidad Católica de Santiago (UC) y doctora en psicología de la Universidad Paris 8, Francia. 

img4

Imagen referencial. Una mujer aislada en casa mira a través de la ventana. Getty Images

La vivienda no se ha pensado como un espacio de convivencia más allá de las necesidades básicas. Hay una ausencia de políticas que posicionen el habitar digno como un derecho, incluso dentro de la constitución. Al respecto, Paloma indica que “el foco de la discusión en torno al tema de vivienda ha sido siempre el mismo, cómo construimos espacios dignos y qué vamos a entender por dignidad (…). La vivienda social debería ser algo en lo que participe la fuerza laboral que va a habitar ese espacio”.

Autoproducción y mercado inmobiliario

Para entender a modo esquemático la diferencia entre la autoproducción de vivienda y la producción del mercado inmobiliario, podemos visualizar que esta última se nos presenta como un inconsciente colectivo que nos propone una vivienda en base a medidas y características estandarizadas que van reproduciendo fórmulas exitosas de venta y post-venta enfocándose sólo en la calidad constructiva del inmueble y dejando de lado el sentido y la cualidad de los espacios en función de los usuarios.

La autoproducción, por el contrario, al no tener un fin comercial, se centra en las necesidades propias de quienes habitan la vivienda, adquiriendo una cualidad que la define como única. De esta forma entendemos la autoproducción de la vivienda como un proceso en constante cambio y adaptabilidad que da lugar a las diversas actividades según se requiera en el tiempo. 

img7

Imagen: esquema ilustrativo. Vivienda Local

Bajo esta premisa nos preguntamos: ¿qué posibilidades tiene la actual lógica de mercado inmobiliario de adaptarse a las nuevas formas de habitar que se refuerzan al pasar por la experiencia de confinamiento, donde nos enfrentamos a una desestandarización de la vivienda? ¿Estamos preparados como sociedad para acompañar y colaborar en procesos de autoproducción?

Como organización, nos hemos propuesto exhibir el gran potencial y experiencia que poseen los autoproductores y/o autoconstructores en Chile. Si bien estos conceptos parecen nuevos, han estado presentes desde la gestación de nuestras ciudades. Estimamos que en Chile alrededor del 60% de las viviendas son autoproducidas por sus propios habitantes. 

img10

Imagen: esquema ilustrativo. Vivienda Local

El escenario actual nos invita a revisar las lógicas de producción de vivienda y hábitat. Dicha oportunidad de reflexión, va de la mano con el debate en torno a una nueva constitución para Chile. Esto nos permitirá políticas cuyo enfoque sea la calidad y cualidad de las casas, no la cantidad. 

img13

Imagen referencial. Datavoz.cl

Equipo de Vivienda Local.