El Déficit cualitativo y la vivienda inadecuada en Chile

front06

Un gran porcentaje de los hogares en el territorio nacional no cumple con las características necesarias para asegurar una buena calidad de vida a las personas. Según cifras de la Cámara Chilena de la Construcción, el 42% del déficit en esta área corresponde a la necesidad de reemplazar unidades deterioradas (2019).

En Chile se ha avanzado mucho en materia habitacional en los últimos cuarenta años. El número de casas ha crecido en mayor proporción que la población, se ha disminuido el hacinamiento y ha mejorado en cuanto a materialidad y sistemas constructivos. A pesar de esto, persisten importantes problemas que han sido generados por la mismas políticas públicas, debido a su enfoque en lo cuantitativo (centrado en los números) que excluye aspectos cualitativos (vinculados a características de cada construcción).

Se ha potenciado, en torno a la vivienda social, una lógica de producción en masa y estandarizada, que pierde el foco de las necesidades reales de las familias. Estas medidas carecen de un sentido de planificación y se mueven por una regulación que permite entregar garantías e incentivos a la inversión privada, para que el proyecto sea factible económicamente. Mientras más casas se construyan en un terreno de bajo costo, más seguro es que el proyecto se realice.

Este sistema, que requiere de una gran inversión, se sustenta en base a la gran demanda del mercado inmobiliario social, incrementando problemas como la segregación, la nula participación y la construcción de hogares inadecuados. Estos, al poco tiempo, pierden sus valores de uso y cambio, requiriendo una re inversión a corto o mediano plazo por parte de los propietarios/as y/o estado.

SUBTÍTULO: AUTOCONSTRUCCIÓN COMO RESPUESTA A LA NECESIDAD DE LA VIVIENDA

Las y los ciudadanos, al no ver resuelta su necesidad en el mercado inmobiliario o en la misma política habitacional, optan por la autoconstrucción. Esta alternativa, por motivos económicos o legales, es la respuesta más común para acceder a la casa propia, pero al mismo tiempo es un gran riesgo ya que en el 90% de los casos se hace sin acompañamiento técnico. (1)

“Esta realidad no solo se aprecia en Chile, ya que la Autoconstrucción en la Latinoamérica alcanza aproximadamente al 40 y 60% del parque de viviendas que constituyen las actuales ciudades de este Continente. En la  mayoría los países latinoamericanos, es un fenómeno que va en aumento y difícilmente puede ser revertido o erradicado por una sola vía de gestión planteada por los estados, ya que es un fenómeno dependiente de variables socioeconómicas y que a su vez, están a merced de las malas distribuciones del ingreso que maneja cada País”. (2)

A pesar de la magnitud de la autoconstrucción, no hay acciones concretas del estado entorno al tema, ni siquiera existen estudios que analicen de forma más exacta las dimensiones de este fenómeno en nuestro país. Mientras tanto, seguimos observando como los paños habitacionales urbanos y rurales se densifican, creciendo de manera descontrolada por medio de esta práctica.

Dentro de esta forma de producción existe un amplio abanico de alternativas, las que varían según las posibilidades de cada autoconstructor. Vamos desde las más precarias, sin servicios y que brotan en terrenos irregulares con una mediagua, hasta proyectos de gran inversión que incorporan obras de habilitación, como pilares y muros de contención.

Dicho fenómeno es más evidente en sectores medios y vulnerables de la población, donde históricamente a existido un abandono por parte del Estado y de los profesionales, quienes tampoco ven alternativas económicas viables para trabajar acompañando a los autoconstructores. Por lo tanto, quienes emprenden estos procesos se ven en un situación desfavorable, solos y con un gran riesgo, lo que termina originando viviendas más vulnerables, precarias e inadecuadas.

ac_valor_crisis

viv_inadec_tend

A pesar de ser vista como una problemática, la autoconstrucción tiene grandes valores, como la transparencia en su proceso, la activación de redes de colaboración y el tejido social, que termina con viviendas mucho más identitarias y participativas que las logradas por las políticas subsidiarias de nuestro país.

Nuestra propuesta como organización ante este escenario, es incluir un modelo que ponga al sujeto social en el centro, a través de políticas que reconozcan la autoconstrucción y que permitan resaltar los valores intrínsecos de ésta, los cuales paradójicamente hacen falta en la legislación actual. Necesitamos, urgentemente, medidas que respondan a las necesidades habitacionales de los chilenos y chilenas.

(1,2)Sergio Alfara Malatesta: Tesis Doctoral, Universidad Politécnica de Catalunya “ANÁLISIS DEL PROCESO DE AUTOCONSTRUCCIÓN DE LA VIVIENDA EN CHILE, BASES PARA LA AYUDA INFORMÁTICA DE PROCESOS COMUNICATIVOS DE SOPORTE”. PRIMERA PARTE, PÁG. 24.

Autor: Sebastián Becerra O. /Director ONG Vivienda Local.