Jacqueline Torres: “Buscábamos reencontrarnos con lo que habíamos perdido”

13669675_271879016506028_1195850227783210252_n

Replicar la casa que el megaincendio del año 2014 destruyó. Esa fue la idea que Jacqueline Torres junto a su esposo e hija tenían para el diseño de su nueva vivienda en el Cerro Las Cañas, Valparaíso. Estaban acostumbrados a mantener cierta distribución en la casa y a espacios amplios y sentían que era esencial que este hogar fuera lo más parecido posible.

Después de revisar varios proyectos sintió que ninguno se ajustaba a las necesidades de su familia. Para ellos lo ideal era participar del diseño de la vivienda, pero ninguna de las opciones que le ofrecían podían cumplir eso. Finalmente, optó por la Autoconstrucción Asistida y por trabajar con ONG Vivienda Local para poder ser protagonista del diseño y construcción de su casa y hoy está muy contenta de haber tomado esa decisión.

¿Cómo se enteró del programa Autoconstrucción Asistida?

Jacqueline Torres: Después de que ocurrió la desgracia, con mi familia andábamos buscando hacer algo y ya habíamos comenzado a trabajar con recursos propios. Luego fuimos a una feria del Serviu donde se presentaron varios proyectos, pero las casas no eran lo que yo necesitaba. Queríamos un proyecto donde pudiéramos realmente participar. Ahí vimos a los jóvenes de ONG Vivienda Local que estaban en un stand y nos presentaron su proyecto, nos dijeron que podíamos participar, con materiales que uno mismo podía comprar y nos anotamos con ellos.

El comienzo

JT: Me acuerdo que me llamó Camilo porque quería venir a ver el terreno, medir, ver qué permisos teníamos que sacar. Todo era incierto, porque no sabíamos si nos iban a dar el subsidio o si la plata iba a alcanzar. La casa que teníamos antes la habíamos construido en 20 años. Son casas que uno va construyendo sin la arquitectura, porque uno la ve muy lejana, o sea, uno contrataba un maestro y con él conversaba sobre las medidas, los materiales y lo hacías. En este caso era distinto porque había que sacar permisos, medir, hacer un plano. Esa fue la primera vez que vi un plano de arquitectura. Antes solo dibujábamos en una hoja y se construía.

El proyecto

JT: Camilo nos preguntó qué pretendíamos nosotros, porque nos interesaba hacer algo parecido (a la vivienda anterior). Pero igual quedó algo más bonito.

¿Esa era su intención? ¿Tener una casa muy similar a la anterior?

JT: Exactamente. Buscábamos reencontrarnos con lo que habíamos perdido. Además, no podía yo vivir en una casa de otro material. A mí me gusta la madera, espacios donde uno pueda poner cosas, lo rústico. La Autoconstrucción Asistida nos entregó eso.

¿Cuáles son las principales diferencias?

JT: Mira, la casa anterior tenía dos pisos igual que esta. Se veía la bahía, pero no con la terraza de ahora. Es muy parecida. Esta tiene más cosas, más espacio, igual había más recursos. La otra casa, yo la encontraba preciosa y se hizo en años. Traté de hacerla con los mismos muebles.

El daño

JT: Esta casa no nos repara completamente, porque los recuerdos que uno trae son muchos. La otra casa se hizo con el esfuerzo de uno y lo de acá es porque te lo dieron, porque ocurrió una desgracia, pero sí te repara también. Suaviza la pena que tienes. Puedo decir así con el corazón abierto que repara, pero hay que poner de nuestra parte.

¿Cómo fue participar del diseño?  

JT: Camilo me pidió fotos para ver cómo era la casa antes. Yo le fui mostrando y le dije que me gustaba mucho la madera. Igual le cambié varias cosas al plano, pero eso siempre fue muy accesible, eso es lo bueno que tienen ellos.

¿Qué cosas quiso cambiar?

JT: Por ejemplo, que no fuera tan duro el espacio de la escalera. Ahí discutimos un montón con Camilo, porque él quería una escalera con metal y yo le decía que no. El maestro que trabajó, que es mi cuñado, porque eso es lo bueno que puedes trabajar con familia y puedes decirle “mira, no me gusta lo que ese está haciendo”. Las piezas arriba también. En el plano se ven de una forma, pero ya después cuando la están construyendo te das cuenta que hay cosas que hay que modificar. Igual es bonita la experiencia de trabajar con arquitectos que te escuchen. Tú aportas y ellos aportan.

¿Cuáles son los espacios que más ocupan de la casa?

JT: Mira, yo tengo una parte favorita de la casa, que es la esquina de mi pieza, donde me siento porque está la ventana que da para el patio y ahí me siento me pongo a ver tele y tengo muchos libros, me gusta leer. El lugar donde nos juntamos mucho es en la terraza, conversamos. Pero en general cada uno tiene su espacio independiente

La distribución de la casa permite esos lugares de encuentro

JT: Sí, hay hartos espacios en donde tú te puedes reunir. En el comedor nos sentamos a conversar, a comer. Andamos por toda la casa. La distribución de la casa te permite tener esos espacios porque tú la hiciste. Tú la viste, participaste.

Con la Autoconstrucción obtienes lo que tú quisiste. De lo perdido, el 100% no te lo va a reparar, pero esto sí te repara, porque además haces un vínculo con los arquitectos. Al principio era puro llorar con ellos y dar cuenta de lo que había pasado. Al final, la casa es lo que tú hiciste con ellos.